Santa Cruz Local ofrece gratuitamente sus resúmenes de las reuniones del Ayuntamiento de Santa Cruz como servicio público. Pero nuestro periodismo requiere tiempo y dinero para producirse.
Santa Cruz Local depende de las afiliaciones de personas como usted para garantizar que la información vital pueda estar al alcance de todos. ¿Podemos contar con tu ayuda?

SANTA CRUZ >> La amenaza del incendio del Complejo Relámpago CZU para la calidad del agua en Santa Cruz se hizo más evidente el martes, cuando un equipo de respuesta de emergencia de cuencas hidrográficas de Cal Fire estaba a punto de finalizar un estudio de daños.

El riesgo más acuciante son los escombros que podrían obstruir el río San Lorenzo cerca de River Street y la autopista 1, por donde el agua entra en el sistema de la ciudad, dijo la directora de Aguas de Santa Cruz, Rosemary Menard. El río San Lorenzo es la mayor fuente de agua de la ciudad. Representa alrededor del 45% del suministro de agua.

"Nos preocupa lo que pueda ocurrir cuando lleguen las lluvias", dijo Menard. 

Menard se presentó el martes ante el Ayuntamiento de Santa Cruz y habló después en una entrevista telefónica.

El suelo quemado por incendios forestales tiene menos capacidad para absorber agua, por lo que es probable que las lluvias arrastren escombros y contaminantes a arroyos y ríos, dijo Menard. Un equipo de respuesta a emergencias en cuencas hidrográficas de Cal Fire está estudiando los daños y elaborará mapas que muestren las zonas con mayor riesgo de flujo de escombros. Menard dijo que espera que el equipo dé pronto sus recomendaciones.

En otras comunidades, las soluciones para hacer frente al flujo de escombros tras un incendio forestal han consistido en diques temporales de construcción rápida hechos de plástico y madera. Se colocan en zonas que desembocan en arroyos y permiten el paso del agua, pero no de los escombros. Otros métodos consisten en colocar largos tubos de heno en los arroyos para frenar y filtrar el agua.


Este vídeo del Servicio Geológico de Estados Unidos muestra imágenes de una cámara automática activada por la lluvia, que muestra el flujo de escombros en el condado de Orange en julio de 2015, tras el incendio Silverado de 2014.


Las primeras conclusiones de un equipo de la Universidad de California en Santa Cruz -del que formaba parte el alcalde Justin Cummings- mostraron que las zonas de la costa norte ardieron con mayor intensidad que las del valle de San Lorenzo. Las conclusiones se basaron en datos de satélite, dijo Menard. Dijo al consejo el martes que esto puede significar que las cuencas hidrográficas de la costa norte están más en riesgo de flujo de escombros.

En los últimos años, alrededor del 15% del agua de la ciudad ha procedido de fuentes de la costa norte.

Suscríbase al boletín gratuito de Santa Cruz Local. Estaremos en tu bandeja de entrada dos o tres veces por semana.

* indica que es necesario

El departamento de aguas ha aumentado la frecuencia de sus controles de calidad y los tipos de contaminantes analizados. El benceno, un contaminante clave que se encuentra cuando se funden las tuberías de plástico, está en la lista de detección. El incendio derritió más de 11 km de tuberías de plástico en la zona de Boulder Creek, poniendo en peligro la calidad del agua de esa zona. La tubería abastecía al distrito de aguas del valle de San Lorenzo.

Menard dijo: "Estamos prestando atención" y "vigilamos continuamente". Y añadió: "Tenemos la opción de desviar el agua del sistema en caso de que esté contaminada. Tenemos un programa de vigilancia muy sólido, así que en caso de que se produzca una situación, lo sabremos y no será una gran sorpresa".

Precios abusivos en los hoteles

Se han denunciado casos de precios abusivos en los hoteles, que cobran más de lo normal a los evacuados.

El martes, el ayuntamiento votó 4-3 a favor de tomar medidas en su reunión del 22 de septiembre para ofrecer protección contra la subida de precios tras el incendio forestal. La vicealcaldesa Donna Meyers y las concejales Cynthia Mathews, Martine Watkins y Renee Golder votaron a favor de la moción. El alcalde Justin Cummings y los concejales Sandy Brown y Katherine Beiers votaron en contra.

Cummings había propuesto inicialmente una ley de emergencia que ilegalizaría la venta o alquiler de cualquiera de los siguientes productos por más de un 10% por encima del precio cobrado antes de la emergencia del incendio forestal:

  • Habitaciones de hotel, alquileres vacacionales o cualquier otra unidad residencial 
  • Alimentos, bienes o servicios relacionados con la emergencia, como alojamiento, transporte, flete o gasolina.
  • Servicios de reparación o construcción

Cummings, Brown y Beiers apoyaron la ley de emergencia que habría entrado en vigor inmediatamente. Pero fueron rechazados por Meyers, Mathews, Watkins y Golder. Esos cuatro querían dejar que la Junta de Supervisores del condado tomara la iniciativa y aprobara la primera legislación local sobre el abuso de precios. Se espera que la Junta de Supervisores del Condado de Santa Cruz aborde la cuestión en su reunión del 15 de septiembre, dijo Cummings. 

La ley estatal protege contra la especulación con los precios de hoteles, viviendas, alimentos y bienes y servicios relacionados con emergencias durante los 30 días siguientes a la declaración de la emergencia. La ley estatal protege contra la especulación en los precios de los servicios de reparación y limpieza durante 180 días. El abogado de la ciudad Tony Condotti dijo que la ley estatal protegería contra la especulación de precios hasta la reunión del consejo del 22 de septiembre, ya que el consejo declaró una emergencia local el 25 de agosto.

Funcionarios del condado han dicho anteriormente que denuncien los precios abusivos a la Fiscalía, llamando al 831-454-2400

Por otra parte, el Consejo tenía previsto examinar el Plan Director de Parques 2030, que orienta las políticas y mejoras de los parques y espacios abiertos de la ciudad. El Consejo no debatió el plan el martes. La decisión se ha aplazado hasta una próxima reunión.

Kara Meyberg Guzman es consejera delegada y cofundadora de Santa Cruz Local. Antes de Santa Cruz Local, fue redactora jefe del Santa Cruz Sentinel. Es licenciada en biología por la Universidad de Stanford y vive en Santa Cruz.