Santa Cruz Local ofrece gratuitamente sus resúmenes del Ayuntamiento de Capitola como servicio público. Queremos que todo el mundo sepa lo que ocurre en el gobierno local. Esto hace que nuestra comunidad sea más fuerte.
Santa Cruz Local depende de las afiliaciones de personas como usted para asegurarse de que la información vital pueda estar disponible para todos. ¿Podemos contar con tu ayuda?

CAPITOLA >> El Ayuntamiento de Capitola aprobó por unanimidad el jueves un presupuesto de fondos generales de unos 13 millones de dólares que recorta todos los casi 270.000 dólares de este año en ayudas y subvenciones a grupos sin ánimo de lucro y comunitarios. 

El concejal Sam Storey se recusó en la votación sobre la parte del presupuesto relativa a los programas comunitarios porque su esposa trabaja para una de las agencias beneficiarias, según dijo. 

Varios líderes de Community Bridges, el grupo sin fines de lucro que opera Meals on Wheels, habló en la reunión acerca de Capitola personas mayores que podrían ver menos servicio. Lisa Berkowitz, director del programa de Comidas sobre Ruedas, dijo que sirven a personas de 66 a 93 años que suelen vivir solos. El grupo sirvió a 400 personas mayores en todo el condado en marzo y ahora sirve alrededor de 600 personas mayores, dijo Berkowitz.

"Las personas mayores de Capitola dependen de nosotros para que les proporcionemos comidas a domicilio cuando las necesiten", dijo Berkowitz. "Meals on Wheels depende de financiadores como la ciudad de Capitola para cubrir el déficit de financiación".

Otros críticos del presupuesto cuestionaron los aproximadamente 13.000 dólares gastados en el funcionamiento del Museo de Capitola en lugar de financiar grupos de servicios sociales. El concejal Jacques Bertrand defendió la financiación del museo. Dijo que la mayoría de sus casi 100 miembros son personas mayores. 

Suscríbase al boletín gratuito de Santa Cruz Local. Estaremos en tu bandeja de entrada dos o tres veces por semana.

* indica que es necesario

"Nadie quiere oír que se trata de decisiones difíciles", declaró la alcaldesa Kristen Petersen. Petersen dijo que esperaba que las subvenciones federales a la ciudad devolvieran la financiación a muchos de los grupos sin ánimo de lucro.

Karen Delaney, directora ejecutiva del Centro de Voluntarios de Santa Cruz, dijo que los recortes presupuestarios de los servicios sociales en Capitola y Scotts Valley reflejan valores diferentes a los de Watsonville y Santa Cruz.

"Un presupuesto es una expresión, en cifras, de nuestras prioridades. Y lo que el presupuesto del próximo año para Capitola está comunicando claramente, es que cada una de las funciones del gobierno es una prioridad más alta que las necesidades de no todos los residentes, pero algunos residentes - los sospechosos habituales que siempre son trasladados a la parte trasera del autobús."

Delaney afirmó: "Si realmente queremos dar un giro en materia de equidad y racismo, es necesario que vivamos con nuestro malestar y que dejemos a un lado nuestros sentimientos y acciones personales, y que tengamos el valor suficiente para ser juzgados por los datos y el impacto de los resultados, no por nuestras palabras". 

El concejal Ed Bottorff dijo: "Capitola ha sido generalmente muy generosa con la concesión de subvenciones comunitarias". 

Bottorff añadió: "La decisión que tomamos de mantener abierto el museo por 13.000 dólares fue muy difícil para nosotros. Pero a lo que me remito es a que aquí representamos a 10.000 personas de esta ciudad. Y todos intentamos poner sobre la mesa lo que importa a la comunidad. Ellos son los que pagan los impuestos de propiedad. Ellos son los que ponen la mayor parte de nuestros ingresos. Y por eso creo que les debemos el intentar asegurarnos de que escuchamos lo que quieren que hagamos".

Ningún nuevo impuesto en las urnas

Las preguntas para aumentar el impuesto sobre las ventas de Capitola y crear un nuevo impuesto para los usuarios de servicios públicos no aparecerá en la boleta electoral de noviembre, el consejo decidió.  

La decisión se tomó tras los resultados de la encuesta de la semana posterior al Día de los Caídos. La encuesta indicaba un escaso apoyo a la aprobación de un nuevo impuesto sobre los servicios públicos y una subida independiente del impuesto sobre las ventas del 9% al 9,25%. Según el personal municipal, los impuestos sobre los servicios públicos del 3% al 7% habrían permitido recaudar entre 695.000 y 1,62 millones de dólares anuales.  

"Los impuestos sobre los servicios públicos son difíciles de aprobar en cualquier sitio", dijo Gene Bregman, un consultor que intervino en la reunión del jueves. Los dirigentes municipales contrataron a Bregman para que encuestara a 192 residentes por teléfono y por Internet. "No recomiendo un impuesto sobre los servicios públicos, ni siquiera al 3%", dijo Bregman. "Sería una verdadera batalla cuesta arriba". 

Según la encuesta, los residentes de más edad tienden a apoyar ambos impuestos más que los más jóvenes. 

Los residentes de Capitola encuestados acerca de un potencial 7%, 5% y 4% Utility Users' Tax no eran muy partidarios de ella, dijo el consultor Gene Bregman. (Ciudad de Capitola)

Otra pregunta de la encuesta se refería a la conveniencia de una medida electoral para recaudar fondos destinados a salvar los acantilados frente al mar del derrumbe en lugares como Grand Avenue. El 46% se mostró a favor de la medida, el 31% en contra y el 24% indeciso. 

El concejal Ed Bottorff dijo que el Ayuntamiento de Capitola se enfrentó hace 15 años a una opción similar para salvar el acantilado y decidió no hacerlo. 

El Consejo votó por unanimidad no añadir ninguna pregunta fiscal a la papeleta del 3 de noviembre. 

Juego de comedor de exterior

Personal municipal y voluntarios instalaron esta semana postes y cuerdas en el exterior de varios restaurantes cercanos a la explanada de Capitola para iniciar el viernes el servicio de restauración al aire libre. 

Se espera que se coloquen pancartas para recordar a los clientes que lleven mascarillas, según el personal municipal.

El administrador municipal, Jamie Goldstein, explicó que los bañistas han incumplido sistemáticamente la prohibición de acceder a la playa de 11.00 a 17.00 horas, por lo que la ciudad contrató esta semana a guardias de seguridad de First Alarm para que expulsaran a la gente de la playa. 

"No es fácil. La gente no sigue las normas y no podemos ser niñeras de todo el mundo", dijo Goldstein.

Los responsables sanitarios del condado han dicho que el horario de playa se mantendrá hasta el 6 de julio porque las personas que se mezclan y se sientan en la playa corren un alto riesgo de propagar el COVID-19.