Nota del editor: Santa Cruz Local entrevistó a docenas de personas sin hogar en el condado de Santa Cruz en septiembre de 2021. Queríamos saber qué información y recursos necesita la gente, así como sus soluciones para la falta de vivienda. Comparta sus opiniones aquí

Milan Evje stands next to her tent artwork at the Benchlands homeless camp in Santa Cruz in September 2021

Milan Evje, 32 años, Santa Cruz

El artista Milan Evje, de 32 años, vive en Santa Cruz desde hace unos cuatro años. Su sueño es comprar un terreno donde ella y otros puedan vivir al aire libre y "no ser molestados", dice. Preferiría vivir en un apartamento si pudiera conseguir un bono de ayuda al alquiler. Pero eso parece una posibilidad remota. 

Evje vive en una tienda de campaña en el campamento para personas sin hogar de Benchlands, junto al parque de San Lorenzo, en Santa Cruz. Ella es una de las docenas de residentes sin hogar que Santa Cruz Local ha entrevistado en las últimas semanas como parte de un proyecto sobre soluciones a la falta de vivienda en el condado de Santa Cruz. Las entrevistas y encuestas de los residentes del condado de Santa Cruz ayudarán a orientar el enfoque informativo de Santa Cruz Local.

Evje se quedó sin hogar hace unos cuatro años en San José. Luchó contra la drogadicción. Mientras estaba en un programa de rehabilitación, la detuvieron. Cuando salió de la cárcel, no tenía adónde ir. Siguió a su ex novio hasta Santa Cruz.

Evje dice que le gustaría encontrar trabajo, pero no es una prioridad. Últimamente ha dedicado gran parte de su energía a cuidar a un niño de 3 años que no tiene hogar. Evje ha intentado encontrarle guardería, preescolar, atención dental, un médico de atención primaria y las vacunas infantiles recomendadas. 

"Es un poco extraño porque nunca me vi con un niño pequeño al azar, y mucho menos con el niño pequeño de otra persona y, desde luego, no en un campamento de indigentes. Intento ser lo más flexible y abierta posible", afirma.

Evje dijo que la información sobre recursos es difícil de encontrar. Dijo que es difícil navegar por todos los proveedores de servicios desconectados. "La falta de vivienda es tal cosa en Santa Cruz. No tiene por qué ser tan oscuro y desamparado como es", dijo Evje. 

Evje dice que es especialmente difícil ser una mujer sin hogar. La carga emocional pesa sobre ella.

"Es tan agotador físicamente, sobre todo si no tienes un campamento", dice Evje. "Dios mío, es una pesadilla. Caminar por cualquier sitio con todas tus cosas, intentando cargar con ellas. Piensa en llevar todo lo que tienes en una mochila. Y eso sin contar la comida o el agua. Eso son sólo tus pertenencias que esperas por Dios que no pierdas o te roben. ¿Qué aspecto tendría eso? ¿Cuántos pares de zapatos tendrías? ¿Qué tipo de zapatos tendrías? Porque tendrían que ser lo suficientemente decentes para que no parecieras un vagabundo, ¿verdad? Porque no quieres parecer un vagabundo. Todavía quieres mantener una sensación de normalidad".

Cuando se le preguntó qué necesitaba, Evje dijo que ella y otras personas del campamento necesitaban material de supervivencia: electricidad, iluminación, pilas de tamaño AA y AAA, pilas recargables más grandes, altavoces bluetooth que puedan cargar dispositivos, teléfonos móviles, ropa de abrigo y spray impermeabilizante para tiendas de campaña y calzado. 

Julissa Diaz stands next to her tent at Camp Paradise in Santa Cruz in September 2021

Julisa Díaz, 48 años, Santa Cruz

El sueño de Julisa Díaz es volver a un piso estable con sus hijos.

Díaz, de 48 años, ha vivido toda su vida en el condado de Santa Cruz. Hasta hace unos tres años, trabajaba limpiando casas y vivía en un piso de Soquel con sus dos hijos menores. Su casero rescindió el contrato para poder mudarse al piso. No pudo encontrar otro casero que aceptara su vale de vivienda, dijo. 

"Nadie quería aceptar la Sección 8. Y así es como lo perdí", dijo Díaz. "Tenía buenas referencias y todo, pero siempre me lo negaban".

Díaz y sus hijos se quedaron sin hogar. Vivieron en su coche durante un tiempo, hasta que los Servicios de Protección de Menores se llevaron a los niños y los alojaron en una vivienda en San José. Díaz empezó a vivir en tiendas de campaña en los alrededores de Santa Cruz.

Díaz vive ahora en "Camp Paradise", un campamento para indigentes de Santa Cruz situado en el río San Lorenzo, junto al cementerio Santa Cruz Memorial.

Díaz es uno de las docenas de residentes sin hogar que Santa Cruz Local ha entrevistado en las últimas semanas como parte de un proyecto sobre soluciones a la falta de vivienda en el condado de Santa Cruz. Las entrevistas y encuestas de los residentes del condado de Santa Cruz ayudarán a orientar el enfoque informativo de Santa Cruz Local.

Díaz lucha contra la drogadicción. Sueña con desintoxicarse, pero le cuesta encontrar la voluntad, dice.

"Es sólo que yo esté dispuesto a dejarlo e ir al programa [de rehabilitación]. Es voluntad. Pero ahora mismo es difícil. Sin dinero ni nada, es difícil", dijo Díaz. "Cuando te desintoxicas, haces muchas más cosas en tu vida. Como ahora mismo, ni siquiera estoy haciendo nada. Me quedo aquí. Me siento en casa deprimido. No es bueno", dijo Díaz.

Cuando le preguntaron qué necesitaba, Díaz dijo que vivienda y baños. No hay suficientes baños portátiles cerca, dijo.

Añadió que ella y otras personas del campamento necesitan agua potable. Dijo que solía beber agua de riego en el cementerio por la noche, pero que se la han cortado. También necesita duchas y tiendas de campaña. 

"No me avergüenzo de mi historia ni de nada. Esta ha sido la verdad. He estado aquí y no tengo hogar y es duro", dijo Díaz.

Brittany Shay Camp Paradise

Brittany Shay, 28 años, Santa Cruz

Brittany Shay quiere volver al mundo de las ventas. La última vez que trabajó fue como supervisora de ventas en una tienda de teléfonos móviles del centro comercial Capitola Mall.

"Las ventas, eso es dinero. Me gusta la comisión", dijo Shay en septiembre. "Eso también fue divertido. Poder conseguir cualquier trabajo, sinceramente". dijo Shay.

Shay vive en "Camp Paradise", un campamento para personas sin hogar de Santa Cruz situado en el río San Lorenzo, junto al cementerio Santa Cruz Memorial. Es una de las docenas de personas sin hogar que Santa Cruz Local ha entrevistado en las últimas semanas como parte de la fase de participación comunitaria del proyecto. El proyecto investiga soluciones para los sin techo en el condado de Santa Cruz.

Shay cuenta que se quedó sin hogar en Santa Cruz hace dos años, después de que su novio tuviera un problema de salud mental. "Perdimos nuestra casa. Ya no podía permitirme una vivienda. Intenté ir al albergue, pero me dijeron que no tenían una cama para mí, que no era 'prioritaria'", dijo Shay.

Shay dijo que lo que más le ayudaría es una conexión con un trabajo y ayuda para el alquiler. Dijo que el sistema estatal interrumpió sus pagos por desempleo en octubre de 2020 y que necesita ayuda para acceder a esas prestaciones.

Cuando se le preguntó qué necesitaba, dijo que ella y otros en el campamento necesitan equipo de supervivencia ahora que se acerca el invierno. Necesitan agua potable, chaquetas y otras prendas de abrigo, ropa de cama, alimentos, compresas y tampones, calcetines, acceso a lavadoras y recursos para mascotas.

"Definitivamente es política. Nadie está realmente de nuestro lado", dijo Shay. "Lo primero es que no tenemos una voz, alguien que hable por nosotros. Alguien que sepa por lo que pasamos día a día".

Froylan Infante Garcia Watsonville Farmers Market

Froylan Infante Garcia, 54, Watsonville

Froylan Infante García gana 3.200 dólares al mes como conserje a tiempo completo en Salud Para La Gente, en Watsonville.

Infante García se describe a sí mismo como una persona trabajadora y mentalmente fuerte. "Quiero que la gente vea que, incluso con todo eso, vivo y trabajo sólo para comer. No puedo imaginarme una casa o un buen futuro, no ahora mismo. Sólo trabajo para sobrevivir", dijo Infante García en una entrevista el viernes en el Watsonville Farmers Market. Habló en español.

Infante García y su mujer viven en su coche. Infante García es una de las más de una docena de personas sin hogar que Santa Cruz Local ha entrevistado en las últimas semanas, como parte de una investigación sobre soluciones a la falta de vivienda en el condado de Santa Cruz.

Infante García lleva casi tres años sin hogar. Cuando alquiló un apartamento, su deuda creció. "Tuve que tomar una decisión: o comer o alquilar", dijo Infante García.

Dice que su mujer recibe ayudas por discapacidad. Ganan demasiado como para recibir ayudas a la vivienda. No pueden permitirse un apartamento debido a los gastos de mudanza, que incluyen el primer y último mes de alquiler más un depósito de seguridad. Quiere un servicio que cubra los gastos de la mudanza.

Matthew Hendrix Benchlands homeless camp

Matthew Hendrix, 32 años, Santa Cruz

El objetivo inmediato de Matthew Hendrix, residente en Santa Cruz, es encontrar alojamiento. Podría ser una habitación o una habitación compartida, dijo en septiembre. "Todo lo que realmente necesito es esa estabilidad", dijo Hendrix. "Estabilidad, un trabajo, y luego progresar a partir de ahí".

Hasta este verano tenía dos empleos: en un Burger King de Santa Cruz y en el Fairfield Inn and Suites de Capitola. Antes de eso, dijo que trabajó en la construcción y en el comercio minorista.

Hendrix, de 32 años, ha vivido toda su vida en el condado de Santa Cruz. Dice que lleva sin hogar desde los 16 años, salvo un paréntesis de cuatro años en los que tuvo un apartamento de dos habitaciones en Aptos con su mujer y sus dos hijos.

El alquiler era de 2.700 dólares. Tenía una ayuda para el alquiler de unos 1.700 dólares al mes. Cuando esa ayuda terminó este verano, él y su familia se quedaron sin hogar. Su mujer, que está embarazada de su tercer hijo, se fue a vivir a un albergue de Watsonville. Sus hijos viven ahora con sus abuelos. Hendrix se trasladó al campamento para personas sin hogar de Benchlands, junto al edificio del gobierno del condado de Santa Cruz. Dejó de trabajar porque se deprimió, dijo, en parte debido a problemas familiares en los tribunales.

"Realmente no podía pensar más allá de lo que me pasaba por la cabeza, y mucho menos levantarme y seguir con mi día a día, sobre todo después de perder el lugar" donde vivir, dijo Hendrix. "No tienes dónde lavar la ropa. Te sientes incómodo y sucio. Pero si aún tuviera mi casa, sería una historia totalmente diferente".

Hendrix afirma que la ayuda al alquiler fue la clave para poder seguir viviendo. Quiere que los dirigentes locales le proporcionen más ayudas al alquiler. Dice que solo puede optar a la ayuda al alquiler a largo plazo por sus hijos.

"¿Qué pasa con la gente que no tiene hijos, o sus hijos ya son mayores y se han ido? ¿Qué se supone que van a hacer? ¿Cómo van a conseguir ayuda y financiación?". preguntó Hendrix.

Hazte miembro de Santa Cruz Localuna redacción independiente, apoyada por la comunidad y dirigida por periodistas locales. Nuestras historias son gratuitas y siempre lo serán, pero contamos con tu apoyo.

¿Ya es socio? Apoya a Santa Cruz Local con un regalo único.

Manténgase informado sobre los asuntos más importantes del condado de Santa Cruz.

El boletín de Santa Cruz Local desglosa temas locales complejos y muestra a los residentes cómo participar.